pelo quemado
Consejos

Cómo recuperar el pelo quemado, ¡12 consejos infalibles!

¿Has tenido alguna vez la sensación de tener el pelo quemado? Sí, ¡no estás loca!, el pelo puede quemarse por el uso frecuente de aparatos de alta temperatura, como el secador o la plancha; químicos como los cepillos progresivos, decoloraciones, coloraciones; por el cloro de piscinas e incluso por la exposición exagerada al sol.

Todos estos agentes tienen el poder de remover la humedad (agua) de la fibra capilar y el resultado son mechones con textura áspera, resecados y sin vida. Pero en este artículo vamos a darte una buena noticia: este problema tiene solución. Para volver a tener un cabello saludable, será necesario iniciar un tratamiento para devolver los nutrientes perdidos y eliminar posibles daños generados por la quemadura.

¿Tendré que cortarme el pelo? Tranquila, esto dependerá del nivel de daño que tengas en el pelo. A continuación te dejamos algunos consejos para identificar si realmente tienes el pelo quemado y cómo deshacerse del problema tan pronto como sea posible. ¡Continúa leyendo!

 ¿Cómo sé si mi pelo está quemado?

¿Utilizas el secador y la plancha todos los días? ¿Te has hecho algún tratamiento químico y notas tu pelo más apagado? Estos factores te ayudarán a identificar si realmente tu pelo está quemado o no:

  • Tu pelo se rompe con facilidad a la hora de peinarte;
  • Tiene una textura áspera al tocarlo, debido a la deshidratación extrema y la sequedad;
  • Tienes mucho frizz;
  • Sin brillo y con una apariencia opaca;
  • Enrojecimiento en el cuero cabelludo;
  • Pelo rebelde y dificil de modelar.

12 consejos infalibles para recuperar el cabello quemado

Ahora que ya has podido identificar si tu cabello está o no quemado, ha llegado el momento de aprender a cómo evitar y tratar este problema de aquí en adelante, independientemente de si el motivo de la quemadura fue debido al uso de químicos, aparatos de calor, exposición al cloro o al sol. ¡Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda!

Reduce el uso de aparatos de calor

El primer paso para volver a tener cabellos sanos y recuperados al 100% de las quemaduras es disminuir el uso de secadores, planchas y babyliss. A pesar de ser muy útiles para modelar el pelo, estos aparatos pueden retirar toda la humedad de la fibra capilar hasta el punto de quemarla. Así que, si haces un uso diario de estos aparatos, trata de reducir la frecuencia a una vez a la semana si quieres recuperar el cabello quemado.

Además, recuerda aplicar siempre un buen protector térmico para proteger los hilos de las agresiones de la alta temperatura. ¡Prevenir es mejor que curar!

Evita el uso exagerado de las sustancias químicas

Aplicar químicos en el cabello con frecuencia, ya sean tintes o tratamientos de alisado, puede dañar de forma agresiva el cabello. Lo ideal es esperar, al menos, ocho semanas para hacer los retoques de la raíz que va creciendo. Si en tu caso sufres de pelo quemado por la coloración, apuesta por un maquillaje para el pelo para disfrazar el color natural del pelo en esa región hasta que llegue el período de mantenimiento del color.

Utiliza productos y accesorios para proteger el cabello

No son solamente los productos químicos o los aparatos de calor los que queman el cabello. Cuando sales de casa también expones el pelo a otros factores externos como al sol, al agua salada, al cloro y a otros factores ambientales que quitan la humedad de la fibra capilar y pueden causar quemaduras.

Para este caso es aconsejable echar mano de los productos de protección UV y UVB, como protectores térmicos, leave-ins, cremas para peinar y protectores solares para el cabello. Además, también ayudará el uso de otros accesorios como sombreros, gorras, gorros, pañuelos, boinas o turbantes.

Otro truco que posiblemente desconoces es, cuando vayas a nadar al mar o a la piscina, moja previamente el pelo con agua limpia para prevenir la absorción de la sal o el cloro. También puedes aplicar una crema para peinar y evitar así la absorción de minerales y químicos perjudiciales presentes en el agua.

Hidrata siempre el pelo

Lo que más va a agradecer tu pelo cuando está quemado es que le des una correcta hidratación. Esto es porque, en este estado, están muy deshidratados. Necesitarás hidratar el pelo, al menos, una vez a la semana. Preferentemente, usa una mascarilla de aceite de argan, aceite de joroba, queratina o proteínas del trigo.

Simplemente tendrás que aplicarla en el pelo después del champú y dejarlo actuar durante 20-30 minutos antes de enjuagar el cabello con agua fría. Cuando pase este tiempo, aplica un acondicionador hidratante.

Aplica un poco de aceite en el pelo

Además de ayudar a hidratar el cabello quemado, un aceite capilar ayudará a dejar el cabello húmedo por más tiempo, mejorando así el efecto resecado y dañado. Aplica de tres a cinco gotas del aceite vegetal que prefieras en la palma de las manos y aplícalas en los mechones todavía mojados.

¡Mira aquí una lista con los mejores aceites para el pelo y elige el tuyo!

Reduce el uso del champú

No es necesario ir con el pelo sucio, sino reducir la aplicación del champú en el cabello quemado para que pueda recuperarse con mayor rapidez. Esto se debe a que estos productos suelen quitar aún más la humedad del cabello y potenciar así la apariencia reseca y dañada.

Por lo tanto, en lugar de lavar el cabello todos los días, el consejo es lavar tu cabello cada dos o tres días para mantenerlo hidratado durante más tiempo. Y no se olvide de usar este producto de forma correcta: sólo en el cuero cabelludo. Para limpiar la longitud y las puntas, lo ideal es dejar que la espuma que sale de la raíz se reparta por sí sola.

Los mejores champús para tratar los cabellos quemados son aquellos con propiedades hidratantes, generalmente a base de aceites, como de argan y oliva; también glicerina, manteca de karité y sorbitol. Además, trata de buscar un champú libre de sulfatos (sal), estos productos hacen que el cabello pierda menos agua y, por tanto, quede hidratado por más tiempo. Evite aquellos que contengan en sus fórmulas aceite mineral y petrolatos, pues estos activos impiden la entrada de humedad en la fibra capilar.

Quizá estés interesada en leer: ¿Por qué usar champú sin sal? Conozca los beneficios

Aplica un buen acondicionador

Los acondicionadores con poca consistencia no suelen ofrecer una hidratación intensa al pelo, que es lo que más necesita cuando está quemado. Por eso, si la idea es dar una mayor hidratación al cabello, necesitarás un producto con mayor consistencia. Deberás aplicar el acondicionador hidratante en todo el pelo y dejarlo actuar durante 10 minutos antes de enjuagarlo con agua fría.

Además de optar por acondicionadores con fórmulas gruesas, otra sugerencia es que contengan ingredientes hidratantes, como mantequillas, ceramidas, aceites, glicerina, así como aquellos que ayudan a fortalecer, tales como aminoácidos, queratina y proteínas hidrolizadas.

¡Cuidado al aplicarlo! Al contrario que ocurre con el champú, el acondicionador debe ser usado solamente en la longitud y en las puntas, ¡nunca en el cuero cabelludo!, ya que aplicarlo en esta región puede generar caspa y otros problemas.

Usa crema para peinar

Aplicar una crema para peinar en el pelo puede potenciar la hidratación y mantener la humedad dentro del pelo durante más tiempo, ya que no es necesario enjuagarlo después de usarlo. Para ello, el consejo es aplicar el producto inmediatamente después de la ducha, cuando el cabello está todavía mojado.

Peina tu cabello con un cepillo de cuerdas naturales

Los pelos quemados tienden a romperse con más facilidad y a estar llenos de frizz, y esto se potencia todavía más si usas un cepillo de cuerdas sintéticas. Lo último que necesita un cabello quemado es que, además, se rompa. Así que, en vez de eso, compra un cepillo de cuerdas naturales.

También te pueden servir los peines con dientes anchos para desenredar el pelo. Los peines con las púas muy juntas tienden a engancharse y arrancar pelos cuando se encuentran un nudo, sin embargo, los peines anchos desenredan los nudos con mayor facilidad.

Compra una funda de seda para la almohada

Quizá nunca te lo habías planteado, pero la funda de almohada que uses para dormir también influye en la salud de tu cabello. Una funda de seda para la almohada elimina el frizz y, además, evita que el pelo se rompa.

Sigue una correcta alimentación

Otro secreto muy importante para recuperar el cabello quemado es alimentarse bien. Incluye en el menú diario alimentos ricos en omega 3, proteínas magras, vitaminas A y C y hierro. Estos nutrientes son esenciales para fortalecer la salud de la fibra capilar y acelerar el proceso de reparación del cabello quemado.

Visita a tu peluquero

Las puntas son la parte del cabello que más sufren cuando este está quemado. Se quedan abiertas y con apariencia poco saludable. Así que, una visita al peluquero ayudará a mejorar la apariencia de tu cabello. No hace falta que te lo cortes mucho, todo dependerá de lo dañado que lo tengas. En general, eliminar al menos dos centímetros de longitud con la tijera ya es suficiente para dar un mejor aspecto al cabello, pero tu peluquero será el que mejor pueda aconsejarte.

Si después de aplicar todos estos consejos continuas con el pelo quemado, échale ganas y córtatelo más. Después de todo, es mejor tener el pelo corto que dañado. Quién sabe, quizá nunca te lo habías planteado y te empiezas a gustar más. Además, podrás comenzar a cuidar tu pelo desde cero con todos los consejos que te hemos dado.


En Belleza Brasil tenemos una amplia variedad de todos los productos que te hemos recomendado para evitar o corregir el pelo quemado. Si es tu caso, no dudes en pasar por nuestra tienda online y adquirir todo lo necesario para cuidar tu pelo, ¡antes de que sea demasiado tarde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *